La ansiedad es una emoción normal que cumple una función adaptativa en diversas situaciones. Todos los seres necesitan disponer de algún mecanismo de vigilancia para asegurar su supervivencia y la ansiedad cumple ese papel en numerosas situaciones. Así, es normal, y deseable, que un ser humano tenga miedo cuando se avecina un peligro real. De hecho nuestro organismo está preparado para aprender a sentir miedo y ansiedad en determinadas circunstancias como una manera de prevenir situaciones peligrosas o dolorosas.

   Sin embargo, a veces esta capacidad preventiva no funciona bien, y se producen falsas alarmas ante estímulos inofensivos. De esta forma nos encontramos frente a posibles trastornos de ansiedad.
Los trastornos de ansiedad se caracterizan por tener a la ansiedad o el miedo como elementos principales del sufrimiento humano. Cada trastorno se refiere a un conjunto característico de síntomas y sensaciones que suelen aparecer en la misma persona.

Los principales trastornos de ansiedad son:

Ataque de Ansiedad o Pánico

Fobia Social

Fobias Específicas

Agorafobia

Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Trastorno de Ansiedad Generalizada

Trastorno por Estrés Postraumático